Economia – Recesión?


Hace bien poco un amigo me felicitaba las fiestas deseándome un feliz 2009, el año del consumismo (con-su-mismo coche, con-su-misma casa….) :-))

La situación económica es de todos conocida, no se trata de descubrir nada nuevo… A todos se nos visualiza un 2009 con el cinturón apretado, intentando contener el resuello a la espera de mejores tiempos…

Este atrincheramiento se traduce en la ausencia de nuevas iniciativas, de falta de inversión… Dan ganas de decir lo del President de la Generalitat José Montilla: “el que tenga, que gaste”… mientras que no sea yo (¿no?).

Es cierto que el origen de la palabra Crisis significa “cambio”. Los mercados, las economías son como todo en esta vida cíclicos, a períodos de expansión le suceden períodos de contracción. Cuanto más amplia es la onda expansiva, más severo es el ajuste. Y nadie duda que la última ola de crecimiento ha sido amplia y profunda.

¿Debemos tener miedo, o desconfianza? Es difícil plantearse cosas diferentes, viendo los últimos casos (Madoff & compañia) y las alegrías que nos van dando. Lo que es cierto es que el mundo va cambiando, y vamos hacia una sociedad en que las cosas si tienen una característica común es que no son estables, ni a largo plazo: los trabajos ya no son “para toda la vida”, las profesiones requieren mobilidad…

¿Es el Gobierno el que tiene la llave? Está claro que las autoridades (económicas) tienen una parte importante de la respuesta. Aunque sinceramente no veo respuestas claras ante la situación. Mi reflexión es: está claro que ante períodos de crisis el déficit público crece, todo el mundo de hecho está de acuerdo. Y para hacerlo hay dos formas:  el incremento de la deuda pública, o bien la reducción de impuestos.

El problema es que la primera son inversiones que pueden ser politizadas, que además no son a corto plazo (y llegar por tanto tarde), que tienen el riesgo de no ser efectivas, y además pueden significar pan para hoy y hambra para mañana… Por contra, la rebaja de impuestos (típicamente IVA) significa que si al menos temporalmente no hay IVA, el consumidor se encuentra con un (digamos) 16% más de poder adquisitivo, por lo tanto puede comprar potencialmente ese 16% más sin que su economía se resienta más… Es inmediato, responde al libre mercado y sobre todo reactiva el consumo que parece ser el “eje del mal”. Por otro lado, los Gobiernos necesitan financiarse, y la vía de impuestos es fundamental ¿no?

No soy un gran experto ni en esto ni seguramente en algunas otras cosas, pero los años me dicen que como casi siempre la verdad debe encontrarse en un término medio. Por esto digo que lo que veo no me gusta, porque creo que estamos en uno de los extremos, y pese a que no dudo de la buena intencionalidad, no me siento cómodo porque veo la situación demasiado sujeta a las voluntades y situaciones políticas.

Rebobinemos… Toda crisis conlleva ajustes, y todo ajuste bien hecho es positivo, nos permiten mayor eficiencia sin perder eficacia, o al menos es lo que pretendemos. Hay por tanto un mensaje positivo en todo esto: trabajemos para perder algo de grasa que seguro que en la época de bonanza hemos acumulado de las “grandes comilonas”. Interpretandolo así, nos permite ver que estamos en un proceso natural, simplemente hemos de plantearnos las cosas de forma diferente… sin olvidar que cualquier época de crisis plantea también muchas nuevas oportunidades que debemos aprovechar.

Lo dejo aquí, en un mensaje positivo. Saludos a todos/as

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: