El aumento de IVA rompe la tendencia al alza del consumo


Noticia publicada en El Pais, sección de economía:  <enlace a noticia El Pais>

El aumento del IVA de julio ha reducido el consumo de los hogares un 1,1% en el tercer trimestre del año, con lo que se rompe la mejora acumulada desde finales de 2009 por este apartado, que supone más de la mitad del Producto Interior Bruto español. Según ha informado hoy el Instituto Nacional de Estadística, que ha publica los detalles de la contabilidad nacional de este periodo, se confirma que la economía española se estancó entre julio y septiembre frente al trimestre anterior por el menor gasto de las familias. En tasa interanual, sin embargo, se produce el primer dato  positivo desde el inicio de la crisis desde el tercer trimestre de 2008.

Tengo la sensación de que es como una sauna finlandesa. Después de un buen ejercicio de recuperación, una inmejorable ducha fría. Ante esta perspectiva, ¿qué nos espera en el 2011?  Y a más corto plazo ¿cómo se presenta la campaña de Navidad?

En positivo,  un dato que se ha reflejado poco públicamente, tal vez porque estamos muy absortos en la “mentalidad de crisis” (no sin alguna razón, las noticias que nos llegan no son demasiado alagüeñas): el consumo ha sido incremental desde finales desde el 2009. ¡Y esto es un dato muy importante! como también lo es el que la tasa interanual sigue en positivo.

Parece que las alegrías nos duran poco… La victoria de España en el Mundial de Fútbol nos insufló de optimismo, todo parecía que iba a repuntar… hasta la llegada de nuestro amigo el IVA. Parece que la estrategia más o menos generalizada de la gran distribución, que en muchos casos absorvió el incremento del diferencial de IVA sin imputarlo a precios, no ha sido suficiente.

Obviamente no estamos para echar las campanas al vuelo, sin embargo el ahorro ha crecido, y la campaña de emisión de deuda de la Generalitat de Catalunya está teniendo un éxito más que considerable… No está mal, parece que los catalanes confiamos en nuestros organismos (y finanzas) públicos autonómicos.

Como todo lo humano, seguimos estando llenos de contrastes 🙂

Se ha afirmado que sigue existiendo la percepción en el público en general de que la distribución trabaja con unos márgenes  muy altos (algunos apuntes en una entrada de blog anterior “Guerra de Precios en la Distribución”).  Creo que esto depende en primer lugar de qué ámbito de la distribución: moda-téxtil no tiene nada que ver con retail especializado o con alimentación.

Puede ser que desde una óptica simple sigo viendo (tal vez por aquello del “make-it-easy”) algunos aspectos básicos:

  • ¿Crisis? Desde luego, la ha habido y todavía la hay. Sin embargo parece claro que no estamos en recesión. De hecho, si simplemente nos mantuviésemos donde estamos, sin crecer, la actividad (también económica) seguiria siendo el 100% de lo que ya hacíamos antes ¿no? Por tanto  seguimos pisando el suelo (firme), al menos creo que una dosis de menos catastrofismo es bueno. Y entiendo que frente a índices de crecimiento de los países emergentes, los BRIC, no crecer es no sostenible.
  • Hay muchas empresas en crisis, esto es cierto. Pero no son la mayoria ni mucho menos (¡Dios nos libre! Ese panorama sí que entonces sería catastrófico). Las empresas necesitan ganar dinero para crecer y aportar valor. No solo es lícito, sino además necesario. Otra cosa es si crecen o ganan menos… y el cómo lo hacen, el “life-for-life” entre períodos, o con la competencia.
  • Por muy dicho que está, no deja de ser válido: las crisis son también oportunidades. La  economía, como la humanidad misma, avanza por oleadas… Grandes avances sociales o económicos van seguidos de un período de contracción… la ola, que cuanto mayor es, más retroceso (ajuste prefiero llamarlo) conlleva. Y a una ola le sigue otra ola, es un ciclo natural. Por tanto, es indudable que seguiremos adelante. Las crisis sirven para que nos planteemos cosas que antes no mirábamos, por ejemplo ser más eficientes sin perder la eficacia. Hacer las cosas bien, y también hacer bien las cosas.
  • Seguimos viviendo en un mundo privilegiado, que se llama Europa. Tengo la sensación de que nos falta creer mucho más en ello, y darnos cuenta que Europa significa e incide sobre nuestras vidas mucho más de lo que pensamos. Tal vez esta coyuntura nos está dando mayor visibilidad de este hecho. Sin embargo Europa no será Europa hasta que no nos lo creamos realmente, sea mucho más identidad y unión que no asociacionismo. Es mi percepción.
  • Nuestras empresas y nuestras economías necesitan expandirse internacionalmente. Necesitamos salir e invertir en el extranjero, las empresas no pueden depender tanto del mercado doméstico. Y no hay duda que lo hacemos bien: Inditex, Mango, Desigual…. Repsol, Telefonica, BBVA…  (perdón, seguro que me dejo algunos o muchos otros grandes ejemplos). Tenemos activos, sabemos hacerlo, sin embargo tal vez nos falta mayor empuje. Me pregunto dónde está la gran distribución -alimentación- española, fuera de nuestras fronteras. Repito, es una visión simple, obvío ciertas cuestiones importantes porque el modelo de negocio en la distribución en alimentación tiene algunas características propias importantes que hay que considerar; nadie dice que sea fácil, pero no imposible; todos conocemos Tesco, Carrefour, Auchan, Ahold… con presencia directa o indirecta en muchos países. ¿Es porque los Pirineos siguen siendo demasiado altos? ¿Es por la calidad de vida de la que disfrutamos en España -lo cual es cierto- lo que nos impide salir fuera?

No pretendo ser ni mostrarme frívolo o irrespe uoso con la difícil coyuntura que tanto muchas personas como empresas están atravesando. Simplemente hacer unas reflexiones en abierto. Con todo el riesgo que conlleva 🙂

Europa, y nuestras economías del primer mundo, están enfrentándose a retos muy importantes. Nos envejecemos, nuestro mercado tiene saturación (¿cuantas TV podemos comprar para una casa?, ¿hasta dónde tenemos que pensar en terceras residencias?). Nuestra población es finita, sin embargo los índices de natalidad en India, China, Brasil… junto con los índices de crecimiento económico que mantienen van a hacer que los mercados de crecimiento no sean (serán) Europeos o Norteamericanos (lo que no significa abandonarlos, sino tal vez adaptar la oferta) sino que estarán (están) en esos emergentes. Y vamos a notar cambios profundos: los productos no van a ser diseñados por y para Europeos y Norteamericanos (o Japoneses) y vendidos en otros mercados… Los productos van a ser concebidos para esos nuevos mercados, y vendidos (también) en el “primer mundo”.

Por cierto, me hizo mucha gracia y a la vez me preocupó  el comentario del (creo que ya ex) Presidente de Brasil Sr. Lula da Silva al que por otra parte admiro sinceramente: “el primer mundo debe comprar, si todos nos dedicamos a producir ¿quién va a comprar?”. ¿No era eso lo que dijo?

Lo que me lleva a la sostenibilidad. Obviamente sostenibilidad es futuro, pero ¿cómo la definiríamos? Acepto múltiples versiones, la mia es: “desarrollar y crecer en la actividad propia de forma ética con el entorno y con la sociedad,  garantizando con ello la continuidad sostenible y preferiblemente la mejora cualitativa para las generaciones futuras”.  Otro aspecto es el debabe “del número mágico 32 y el consumo” <ver enlace>

En fin, dejo estos últimos puntos una nueva entrada de blog, un nuevo debate. Con lo dicho hasta ahora creo que tenemos suficiente para reflexionar… y debatir.  ¿Y tú, qué opinas?

Saludos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: